Alinear los servicios de Seguridad con los Objetivos de la Empresa - Tecem Perú

La esencia del alineamiento de los servicios de seguridad con los objetivos de la Empresa radica en la certeza y en la demostración de que las soluciones de seguridad propuestas, colaboran con dichos objetivos.

En otras palabras, el ciclo de vida de seguridad, con sus distintas estrategias incluidas, debe ser incorporado en el ciclo de vida del Negocio, es decir, en sus personas, procesos y tecnologías. Y el mejor momento y oportunidad se presenta durante la elaboración del plan estratégico de la Empresa

Seguridad Empresarial

  • La esencia del alineamiento de los servicios de seguridad con los objetivos de la Empresa radica en la certeza y en la demostración de que las soluciones de seguridad propuestas, colaboran con dichos objetivos. En otras palabras, el ciclo de vida de seguridad, con sus distintas estrategias incluidas, debe ser incorporado en el ciclo de vida del Negocio, es decir, en sus personas, procesos y tecnologías. Y el mejor momento y oportunidad se presenta durante la elaboración del plan estratégico de la Empresa.
  • Recordemos que, fundamentalmente, los campos en que se sitúan los objetivos de las Empresas son: Clientes, Trabajadores, Procesos y Finanzas. Dentro de estos campos, quedan incluidos la Marca, la Reputación, la Imagen, el Buen Gobierno y la Responsabilidad Social.
  • Las Empresas siempre buscarán hacer más con menos costo. En este sentido, los esfuerzos de seguridad primero que nada deben buscar conocer con exactitud las necesidades de la Empresa y a partir de allí elaborar propuestas de soluciones que consigan el objetivo de protección con el mínimo costo posible. Este costo no es siempre fácil de determinar a simple vista, es más, quizás sólo el conocimiento cercano de los procesos de los negocios permitirá identificar con claridad los beneficios que se pueden lograr o el valor que se puede agregar con determinada solución. Es allí donde una buena red interna de contactos cobra su mayor importancia ya que facilita el acceso de seguridad a la información clave y hasta crítica que le preocupa al Negocio, lo que permite enfocar las propuestas incluyendo oportunidades de agregación de valor y beneficios.
  • Por ejemplo, una propuesta de solución puede sustentarse no sólo en la reducción directa de gastos; una mirada más cercana o de mejor conocimiento de los procesos del negocio, puede darnos otros aspectos no muy visibles como horas de trabajo en exceso o repetitivas que se subsanan, liberación de tiempo para incrementar la productividad, mejoras en los tiempos de atención, mejoras en la calidad de la atención, eficiencias en los procesos, sinergias en el empleo de recursos, obtención de mayores beneficios por un mejor empleo de la infraestructura, innovación en los modelos de servicio, reforzamiento de atributos más valorados por los Clientes y que aportan a la creación de valor, etc. Como se puede deducir, cada uno de los mencionados pueden y deben ser expresados en términos de impactos económicos que se obtienen, se reducen o que se eliminan. 
  • También es importante mencionar que una buena práctica, que permite elevar los niveles de seguridad en la Empresa con bajo costo, es la implementación de un sistema de control eficiente para verificar e informar, periódicamente, el grado de cumplimiento de las normativas y los procedimientos de seguridad establecidos. Con el apoyo de los Comités de Dirección y Control este método genera beneficios económicos y apoya la creación de una cultura segura. En la medida en que el cumplimiento mejora, el nivel de seguridad se eleva por la misma actitud, proactividad y prevención de los trabajadores.
  • Es obvio que un aspecto crítico que hay que tener siempre presente en toda propuesta es asegurar del cumplimiento de la legislación y las normas vigentes.
  • Tengamos siempre en cuenta que desde el punto de vista de seguridad, la visión tradicional, nos lleva a formatos que buscan la eliminación del riesgo, es decir, riesgo cero. Y esa no es, definitivamente, la visión empresarial de los riesgos. Una mirada holística y centrada en el usuario nos permite ver que la combinación de la criticidad, vulnerabilidad, estrategias de seguridad, capacidades de los recursos instalados, legislación y objetivos de la Empresa, nos conduce siempre a la conveniencia de propuestas que, en muchos casos, requieren que apoyemos escenarios en que la Empresa tome riesgos calculados y que, a la vez, tengamos listos planes de contingencia para actuar en caso de que las cosas no salgan como lo previsto. 
  • La pregunta de fondo es cuál debe ser el rol de seguridad dentro del esfuerzo de la Empresa para competir con éxito en el mercado y cómo debemos materializar ese rol en propuestas, que siendo puntuales en su contenido operativo, mantengan el alineamiento con los objetivos de la Empresa.
  • Es decir, cómo podemos apoyar los esfuerzos, en un marco de alta competencia, para que la Empresa tenga éxito, para que se incrementen sus ventas, para que se amplíe su cuota de mercado, para que se reduzcan los reclamos, para que se reduzcan sus costos innecesarios, para que mejore la satisfacción de los Clientes, para incorporar a los Clientes y usuarios en la creación de valor, para se cumpla con la legislación, para que mejore su clima laboral y para que se incremente la satisfacción de los accionistas. Dicho de otra forma, cómo podemos convertir a Seguridad en una gestión rentable y en una Ventaja Competitiva para la Empresa.

Seguridad y la Ventaja competitiva

  • Las necesidades de seguridad de las Empresas guardan directa relación no sólo con sus objetivos sino también con las condiciones del mercado y con las amenazas percibidas y reales que enfrenta en su esfuerzo por competir con éxito.
  • Como es de suponer, tanto las condiciones del mercado como las amenazas no son estáticas, cambian, y muchas veces lo hacen con mucha continuidad. Por otro lado, las apreciaciones tanto del mercado como de las amenazas se ven distorsionadas por efectos externos que se encuentran fuera del control de las Empresas, como por ejemplo, nueva legislación, nuevas reglas del regulador específico y, sobre todo y más continuamente, por las acciones de los actores de la economía informal e ilegal.
  • Esta realidad tiene dos enfoques principales: 1. Los problemas generados por esta competencia desleal e ilegal deben ser solucionados por el Estado ya que son daños contra la propiedad privada y se realizan en el ambiente público, externo a las instalaciones de las empresas. El Estado debe asegurar la protección de la propiedad pública y privada así como de los servicios públicos. 2. Conociendo la lentitud del Estado para la toma de acciones, las limitaciones de sus recursos y su priorización para la atención de los delitos, es necesario implementar medidas de protección para mitigar el impacto de estas acciones ilegales.
  • Este segundo enfoque es el que muchas veces debe ser asumido por las Empresas ya que las acciones delictivas afectan, en la vida diaria, sus mercados, la calidad de sus servicios, la credibilidad sobre sus productos, los resultados de sus planes y proyectos, sus indicadores, sus compromisos, en general sus objetivos.
  • Este tipo de amenazas tienen además la característica de ser cambiantes, se mueven en diferentes zonas, se desplazan a través de productos y servicios, son estacionales y muchas veces son proactivas, es decir, evolucionan y causan los daños antes de ser identificadas y confrontadas. Hoy día podemos decir que también tienen capacidades técnicas, tanto en recursos humanos como en equipamiento, para realizar estos delitos de nuevo tipo para los cuales incluso las leyes no están adecuadas aún. La legislación siempre está dos o tres pasos más atrás que este tipo de delincuencia. Ese también es otro tema que tendría que evaluarse para reducir esta brecha y nuestro apoyo consiste en alertar lo más pronto posible a quienes deben elevar estas propuestas.
  • Estas características delictivas e informales demandan que las organizaciones de seguridad sean concebidas y gestionadas con un alto grado de flexibilidad que les permita adecuarse rápidamente a los cambios y necesidades de competitividad de las Empresas, con el fin de apoyar el esfuerzo por alcanzar y mantener la ventaja competitiva. De allí la conveniencia de desarrollar competencias para formar colaboradores multidisciplinarios, de perfiles actualizados y polifuncionales.
  • Como consecuencia de estas situaciones cambiantes Seguridad debe estar lista para responder no sólo con acciones operativas planeadas y eficientes sino también con modelos flexibles de organización para adaptarse rápidamente a las nuevas circunstancias y requerimientos de protección, orientando sus esfuerzos y recursos para mantener y mejorar la ventaja competitiva de la Empresa.
  • Como podemos apreciar, un modelo tradicional de seguridad gestionado de forma tal que dificulte o demore estas respuestas empresariales no podrá apoyar con eficacia las acciones para una rápida adaptación. La adaptación o el resilience incluye no sólo al formato organizativo sino que también alcanza al modelo de gestión, a las competencias de los colaboradores, a la metodología de medición, a los indicadores, a la distribución de los recursos e incluso a la variabilidad de los servicios, lo que al final, en conjunto, logra otorgar la agilidad y movilidad necesaria para la reducción de los tiempos de adaptación y por consiguiente de las acciones; finalmente todo se reduce a lograr que la Empresa sufra el menor daño posible y el menor impacto económico y, sobre todo, mantenga y mejore su ventaja competitiva. Sin lugar a dudas que esta forma de organización tendrá a su disposición facilidades importantes para el sustento y demostraciones económicas de sus propuestas.

Conseguir convertirse en una gestión rentable y en una ventaja competitiva para el negocio debe ser parte del Core o, si así queremos llamarlo, del producto estrella de Seguridad para el alineamiento, de sus servicios, con los objetivos de la Empresa.